Me impresiona cómo viven la Navidad en EU

Spread the love

La Navidad es una de mis épocas favoritas del año. Siempre a finales de noviembre voy con mi familia a conseguir los adornos para la casa, el árbol natural, las luces y lo que se nos cruce por el camino. Ya sea en casa de una de mis tías o en la de mi mamá, cada año nos reunimos para celebrar en familia, pero este año se me presentó la oportunidad de celebrar las fiestas con un amigo en Estados Unidos. No podía negarme, además de que recientemente obtuve mi Visa y no pude realizar el viaje que tenía previsto para el país vecino.

Siempre me ha fascinado ver en las películas cómo viven la Navidad en Estados Unidos, sobre todo la forma en que adornan sus hogares. Son tan extravagantes, tan luminosos. Pues fue eso lo que más impactado me dejó con mi visita al norte, la decoración navideña. Recuerdo que el día que llegué ya había oscurecido, así que cuando entrábamos al vecindario donde vive mi amigo, nos recibió un letrero cubierto de luces que decía ‘Welcome’ (Bienvenido, en inglés) y detrás de él otro más con la leyenda ‘houses for sale in Chula Vista’. Pero la mejor vista fue después de dejar atrás los carteles, pues aparecieron las hileras de casas que parecían brillar por si solas, con techos atestados de series con foquitos de led, Santas de pie o colgados en los tejados, muñecos de nievo brillantes, entre muchos otros personajes de la temporada. Pero fue una casa la que me dejó completamente anonadado, la cual parecía haber salido de una película navideña de Hollywood.

Esta casa era enorme, sólo tenía dos pisos pero era demasiado larga. Todas las ventanas estaban adornadas con una figura que brillaba en la oscuridad, además de que tenían en el marco luces de colores. En la puerta había un tapete de bienvenida que decía Feliz Navidad, junto a ella un reno parado en dos patas, con la nariz muy roja y que señalaba a la entrada. En la mirilla colgaba una corona de adviento, o algo parecido a ello. El techo estaba completamente adornado con luces que parpadeaban al ritmo de clásicas melodías de Navidad. De la chimenea sobresalían el pantalón y las botas de un Santa Claus inflable que trataba de colarse al lugar. Los árboles del jardín no se salvaron de tener sus propias luces y colocaron nieve artificial en todo el suelo, el pasto era verde con toques blanco. Lo cual se agradece ya que California no es una zona en la que nieve.

Desde ese momento aseguré que iba a ahorrar para dos cosas, primero, para poder adornar mi casa como lo hacen en Estados Unidos, para lo cual necesitaré hacer una buena inversión pero estoy seguro de que valdrá la pena, incluso podríamos darle envidia a muchos de nuestros vecinos. Y lo segundo para lo que necesito juntar efectivo es para irme a vivir a Estados Unidos, tanto por las mejoras económicas que eso significaría, así como las oportunidades de trabajo y para, obviamente, tener una casa diga de un filme de Navidad Hollywoodense.