La delicadeza de las Promesas

Spread the love

Hace tres semanas la dirección de la oficina decidió, en lo que fue un largo proceso, el  comprar una parte del terreno vecino adyacente a nuestra locación para ampliar las instalaciones de nuestras oficinas debido a que ahora mas que nunca necesitan un incremento dramático de personal. Sin embargo, un gran problema es que de suceder una nueva ronda de convocatorias de trabajo y de muchas personas ser contratadas, la realidad es que no cabrían en nuestros espacios cotidianos, por lo que la expansión territorial se ha convertido en una prioridad si es que se quiere obtener el crecimiento deseado.

Como es normal, la dirección de la empresa esta buscando hacer esta maniobra con la menor perdida económica posible aunque la perdida inicial sea inevitable, por lo que están buscando conseguir tanto la compra de la parte del terreno de al lado como los materiales de construcción mas económicos posibles sin dejar a un lado el factor de calidad, ya que cuando se busca lo barato y se olvida de la calidad, la perdida final y eventual será mucho mayor en su debido tiempo cuando se haya que reparar lo deficiente.

Naturalmente esto es algo que requiere de tiempo y búsqueda – el encontrar materiales mas económicos- algo que como es normal, ninguna persona manejando una empresa de esta dimensión tiene el tiempo para hacerlo lo que significa que simplemente no van a hacerlo. Por esta razón, buscaron a algún trabajador en la empresa quien se dedique a encontrar lo que se busca de manera veloz y eficiente aunque este tenga otras responsabilidades lo que hace de este proceso uno bastante complicado y tedioso para aquel que sea escogido para llevar acabo esta encomienda tan necesaria para la firma.

Lo que más se necesita en este momento conseguir de modo económico, según lo que dicen desde la dirección, es cemento y varillas de tecnología anti- sísmica, algo que están pidiendo de manera urgente. En un principio no sabíamos bien el porque de estos movimientos urgentes hasta que los distintos departamentos de la empresa comenzamos a intercambiar información un intercambio del cual salió la raíz de toda la situación y sobretodo del porque de la urgencia para conseguir los materiales potenciales para llevar acabo esta construcción relámpago ergo la carga extra de trabajo para algunos compañeros muy disgustados.

Lo que sucedió fue que uno de los directores hizo un trato con una compañía de proporciones transnacionales donde se postulo que nosotros les haríamos toda la refacción de sus computadoras y problemas técnicos. El pequeño asunto es que no contamos con el personal necesario para atender a una empresa del tamaño de Coca Cola. Aunque naturalmente la ganancia de esta cuenta estoy seguro que será magnánima, dirección no debió de haber hecho este trato si no contaba con lo necesario para cumplir. El trato tiene seis meses de gracia donde todo puede cambiar, sin embargo si es que no conseguimos el personal necesario y como albergarlo la perdida para la empresa será una muy grande.

Nunca hay que prometer si no se puede cumplir.