Tomografía computarizada del corazón

Una tomografía computarizada usa rayos X para ver áreas específicas de tu cuerpo.

Estas exploraciones usan cantidades seguras de radiación para crear imágenes detalladas, que pueden ayudar a tu médico a detectar cualquier problema.

Se usa una tomografía computarizada cardíaca para ver el corazón y los vasos sanguíneos.

Durante la prueba, se inyecta un tinte especializado en el torrente sanguíneo. El tinte se ve debajo de una cámara especial en un hospital o centro de pruebas.

Una tomografía computarizada del corazón también se puede denominar angiografía coronaria por tomografía computarizada si está destinada a ver las arterias que llevan sangre al corazón.

La prueba se puede llamar exploración de calcio coronario si está destinada a determinar si hay una acumulación de calcio en tu corazón.

¿Por qué se realiza una tomografía computarizada del corazón?

Ayuda a detectar ciertas afecciones, que incluyen:

  • Enfermedad cardíaca congénita o defectos de nacimiento en el corazón
  • Acumulación de una sustancia dura conocida como placa lipídica que puede estar bloqueando las arterias coronarias.
  • Defectos o lesiones en las cuatro válvulas primarias del corazón
  • Coágulos de sangre dentro de las cavidades del corazón
  • Tumores en o sobre el corazón

Y gracias a esta forma de exploración se pueden ver tanto la estructura del corazón y los vasos sanguíneos adyacentes sin hacer incisiones.

¿Cuáles son los riesgos de una tomografía computarizada del corazón?

  1. a) Tinte de contraste

La mayor parte del material de contraste, a veces denominado colorante, utilizado para tomografías computarizadas contiene yodo. Este yodo luego es expulsado del cuerpo por los riñones.

Si tus riñones se han visto afectados por una enfermedad o infección como la diabetes, es posible que debas beber líquidos adicionales después de la prueba para ayudar a que tus riñones eliminen el tinte.

Sin embargo, los tintes más nuevos conllevan mucho menos riesgo para los riñones.

Las reacciones alérgicas o adversas a los materiales a base de yodo se clasifican en leves, moderadas y graves. Debes informar a tu médico si experimentas alguno de los siguientes síntomas:

  • Las reacciones leves al material de contraste incluyen picazón y enrojecimiento de la piel
  • Las reacciones moderadas pueden incluir erupción cutánea severa o urticaria
  • Las reacciones graves pueden incluir dificultad para respirar y paro cardíaco

Corres mayor riesgo de una reacción alérgica o adversa al material a base de yodo si has tenido una reacción previa o si has recibido una gran cantidad de material de contraste en las últimas 24 horas.

Otros factores de riesgo incluyen la deshidratación, tomar medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos y ciertas afecciones de salud, como la anemia falciforme o el trastorno de la tiroides.

Habla con tu médico si sientes que corre el riesgo de una reacción. Puede haber medicamentos disponibles para ayudarte a evitar reacciones.

  1. b) Radiación

Como con cualquier radiografía, hay cierta exposición a la radiación.

Aunque generalmente es inofensivo, este es un tema importante para las mujeres que están embarazadas o podrían estar embarazadas.

Los niveles de radiación se consideran seguros para los adultos (no se han documentado efectos secundarios por los bajos niveles de radiación), pero no para un feto en desarrollo.